Estimados amigos:

No puedo menos que felicitaros por la exitosa organización del Maratón de Nueva York. Ha sido para mí un placer haber disfrutado estos días en vuestra compañía de esa maravillosa ciudad.

Aunque yo no haya participado en la carrera, habéis conseguido al igual que el resto de acompañantes que nos involucremos como si estuviéramos dentro de la carrera. Difundiré entre mis amistades involucradas en el “running”, el buen hacer de vuestra empresa.

Muchos recuerdos a las Luisas, Noemí, Gustavo y Fernando y por supuesto a Ana Fidelia.

Un fuerte abrazo a todos, deseando muchos éxitos en el futuro.