“Hemos vencido”. Así se pronunció Filipides cuando llegó a Atenas informando de la victoria griega sobre los persas después de recorrer los 42 Km. que separan las ciudades de Maratón y Atenas. Nosotros venimos preparando el maratón hace mucho tiempo y no será ahora cuando estropeemos todo el esfuerzo y dedicación realizado. El día de la carrera ha llegado. Relájate y disfruta no sin antes escuchar las últimas recomendaciones de nuestros expertos.

Acude con tiempo de sobra

Infórmate sobre la carrera. Visita la Web Oficial del Maratón de Nueva York y lee cuidadosamente la sección “Recorrido”, también puedes visualizar el vídeo que hemos facilitado en la sección “Sobre el Maratón” con el que pretendemos que tengas una visión global del perfil de la carrera.

Adapta la ropa a las condiciones meteorológicas

Al salir del hotel y dada las bajas temperaturas propias de una hora tan temprana, ponte ropa de abrigo suficiente. Si llueve, recuerda coger un poncho de plástico. Te recomendamos llevar ropa usada para que puedas permanecer abrigado durante la espera hasta la hora de tu salida. La ropa vieja que dejes en la salida, será recogida por asociaciones y ONG’s que la entregarán a neoyorkinos necesitados.

Además, la zona donde se situarán los corredores horas antes de la salida es de hierba, por lo que no olvides ponerte unas bolsas de plástico en los pies para que no se te queden fríos y mojados antes de comenzar la carrera.

La importancia de un buen desayuno

Desayunaremos carbohidratos: poca cantidad y siempre de dos a tres horas antes de la carrera. Es muy recomendable que en un día de entrenamiento largo nos tomemos lo mismo que el día de la carrera para asegurarnos que no se nos hace pesado. Desayuna lo que estés acostumbrado a tomar habitualmente.

Elegir la equipación

La equipación a utilizar el día de la carrera es tan importante como la alimentación o el plan de entrenamiento llevado a cabo. No hagas experimentos el día de la carrera: utiliza equipación nueva lavada previamente, zapatillas con la máxima amortiguación posible (zapatillas que hayan sido utilizadas durante cinco o seis entrenamientos ó 100 Km). Antes de empezar la carrera, nos aseguraremos también que las zapatillas están bien atadas.

Hidratarse durante la Carrera

Es necesario hidratarse antes, durante y después de la carrera. El miedo a perder unos segundos acercándonos a los puestos de avituallamiento o a los baños instalados a lo largo del recorrido, puede llevarnos, incluso, a tener que abandonar.

Durante los entrenamientos debemos ser capaces de reconocer las diferentes respuestas del organismo regulando, en todo momento, tanto la hidratación como las necesidades fisiológicas del individuo y complementando consumo de líquidos con aguas isotónicas. Recuerda que para que el organismo responda, es fundamental hidratarse de forma correcta.

Diseña el planteamiento de Carrera

¿Queremos hacer marca? ¿Correr despacio la primera mitad de carrera y pisar luego el acelerador? Sea cual sea el planteamiento diseñado, es necesario reconocer nuestras capacidades adaptándolas a nuestras fuerzas físicas y psicológicas. En ningún caso deberemos abandonar dicho planteamiento aún sabiendo que ciertas partes del recorrido serán lo suficientemente duras como para desear cambiar nuestra táctica e incluso abandonar.

Por otro lado debemos ser fuertes psicológicamente y aumentar nuestra confianza corriendo, por ejemplo, durante la primera parte de la carrera despacio y adelantando en la segunda a los participantes que se pasaron de entusiasmo. También nos ayudará si buscamos puntos de referencia móviles siguiendo los pasos de otros corredores o marcarnos objetivos en el horizonte para aumentar o mantener la velocidad de carrera.

Relájate y disfruta

Estamos ante uno de los eventos más espectaculares de nuestras vidas. Hemos trabajado duro para llegar hasta aquí. No hagamos de nuestro cuerpo un manojo de nervios. Relájate y disfruta de cada uno de los metros recorridos. Es Nueva York. Siente una buena dosis de adrenalina mezclada con nerviosismo, alegría y satisfacción. Controla las pulsaciones, el ritmo a cada kilómetro. Respira,anímate, escucha. Y cada cierto tiempo pregúntate ‘¿cómo me siento?’ Sé optimista. Relaja los hombros y las piernas. Respira. Corre.

Familiares y amigos: nuestro apoyo

Conocer la ubicación de familiares y amigos durante la carrera, es esencial. Sus ánimos son imprescindibles y su energía revitalizante. Nuestro objetivo se cumple: correr el Maratón de Nueva York. Pero no somos corredores si no sentimos el aliento del público: hagámosle partícipe. Uno para todos y todos para uno.